Viajar con esclerosis múltiple, consejos fisioterapéuticos

Tener esclerosis múltiple no impide llevar una vida normal y, por supuesto, realizar viajes. Sin embargo, tampoco nos engañemos, las circunstancias son otras y hay que tomar ciertas precauciones. Ante un viaje los pacientes con esclerosis múltiple deben prepararse con antelación. Salvo en los casos en los que la salida sea de forma precipitada por motivos de trabajo o una urgencia, la planificación puede ayudarnos a tener nuestro cuerpo en el mejor estado posible para afrontar los retos que supone este tipo de salidas de nuestra rutina.

Antes de enfrentarse al desgaste de un viaje es aconsejable prepararse bien físicamente.

Antes de enfrentarse al desgaste de un viaje es aconsejable prepararse bien físicamente.

El papel de la fisioterapia neurológica incide sobre todo en la preparación del cuerpo a través de tablas de ejercicios y masajes que fortalecen los músculos y cuidan la buena movilidad. Sin embargo, hay otra serie de consejos cuya aplicación puede ayudarnos a que el disfrute del viaje sea mayor. En resumen podemos decir que las personas con esclerosis múltiple ante un viaje deben tener en  cuenta:

  • Preparación física del cuerpo
  • Medicamentos necesarios y otro tipo de material como muletas, andadores…
  • Viaje. Medio en el que se va a viajar, duración del trayecto
  • Estudio del lugar al que se acude. Tipo de instalaciones, grado de accesibilidad, localización de centros de atención especializada si es preciso

Como en la esclerosis múltiple cada caso es único, lo mejor es comunicar a su fisioterapeuta con antelación su intención de salir de viaje. De este modo él podrá realizar un programa adecuado a sus necesidades y trabajar las semanas o días previos aquellos puntos más delicados e importantes. El modo de llevar a cabo esta labor será, sobre todo, a través de ejercicios y masajes en las zonas donde la esclerosis múltiple se haya manifestado con mayor intensidad.

Si prepara sus músculos con antelación sufrirán menos con las tensiones que provoca un viaje.

Si prepara sus músculos con antelación sufrirán menos con las tensiones que provoca un viaje.

Dependiendo de las circunstancias concretas el trabajo de nuestros equipos de fisioterapeutas se centrará en los siguientes síntomas: sensación de hormigueo, picazón y entumecimiento de entumecimiento de las extremidades; trastornos del equilibrio; pérdida de fuerza en los brazos y en las piernas; descoordinación en los movimientos o aparición de dolores inesperados.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies