Pautas para preparar la vuelta a casa después de un ictus

En la vida de una persona hay un antes y un después tras haber sufrido un ictus. Lo importante es comprender que se puede volver a tener un nivel de vida aceptable una vez superado los primeros momentos de un infarto cerebral.

Normalmente la estancia en el hospital continúa hasta que el paciente está fuera de peligro, se encuentra consciente y aunque con secuelas y ciertas discapacidades se maneja. Cuando llega este ansiado momento de volver a casa, hay que tratar de mantener la calma y tener en cuenta una serie de factores.

Cuando esté de nuevo en casa tras un ictus, las sesiones de fisioterapia le ayudarán en su recuperación.

Cuando esté de nuevo en casa tras un ictus, las sesiones de fisioterapia le ayudarán en su recuperación.

Por un lado hay que superar el miedo a dejar el hospital. Aunque por un lado sea incómodo estar en un centro hospitalario, lo cierto es que también nos da seguridad. Por eso, queremos recordarle que su vuelta al hogar no va a estar solo. Por supuesto, su familia y amigos le acompañarán, pero también nuestros expertos. Ellos son profesionales de la fisioterapia especializados en enfermedades neurológicas y le ayudarán a que su recuperación sea lo mejor y más rápida posible.

Ante la llegada a casa después de superar un ictus existen una serie de recomendaciones que pueden facilitarle esta fase. Estas son algunas de ellas:

  1. Adecuación del hogar. Lo primero antes de llegar de nuevo a casa es pedir a un familiar a amigo que revise el entorno en el que nos vamos a mover. Identificando los peligros (alfombras, cables por el suelo, escaleras…) y adecuando los elementos que vamos a usar a diario (cama, aseo, sillas, armarios…).
  2. Establecer unas pautas diarias de trabajo. Como durante un tiempo es más que probable que el paciente de ictus necesite ayuda en casa para realizar tareas diarias como vestirse, asesarse, cocinar, etcétera. Piense quién le puede acompañar y establezca un horario que sirva de guía. Además, fijar unas rutinas le ayudará a mantenerse activo y esforzarse día a día.
  3. Sesiones de rehabilitación con su fisioterapeuta. Acuda a las sesiones de terapéuticas con actitud positiva, con ganas de vencer en cada sesión alguna de las secuelas que le ha dejado el ictus. Preste mucha atención a las indicaciones de su fisioterapeuta y pregunte todo aquello que necesite.
  4. Trabajo continuado. Su recuperación es una meta para la que siempre tiene que estar activo. El trabajo no acaba con las sesiones de su fisioterapeuta. Practique los ejercicios que le haya propuesto y siga siempre los consejos que le hayan indicado. Verá como los avances llegan.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies