Tablas de fisioterapia después de sufrir un ictus

Sufrir un ictus supone un impacto muy fuerte, por supuesto, para el propio paciente pero también para los familiares. No obstante, es vital que todos tengan bien presente que unas adecuadas tablas y terapias de fisioterapia neurológica ayudan a disminuir las secuelas de dicho ictus. Para realizar esta tarea, que ahora le puede parecer faraónica, la ayuda de nuestros profesionales de fisioterapia es fundamental.

Superado el gran impacto que provoca un ictus, hay que ponerse a trabajar en la rehabilitación lo antes posible. En el propio centro hospitalario o ya en su casa debe comenzar a poner en práctica distintas tablas orientadas cada una de ellas a algunas de sus discapacidades. La constancia y perseverancia de estas acciones es esencial para dejar atrás las secuelas del ictus. En algunas ocasiones esa actitud proactiva y de esfuerzo diario no tiene que ser sólo suya; sus familiares y amigos también deben ser partícipes del trabajo de fisioterapia después de sufrir un ictus.

Lo primero que tiene que tener en cuenta es que un ictus puede afectar a distintas áreas de su cuerpo, por tanto, las tablas o terapias pueden ser muy diversas dependiendo de la zona afectada y del grado de minusvalía que le hayan provocado. Sin embargo, existen una serie de consejos generales que le comentamos a continuación:

  1. Movilización pasiva del hombro. Nuestro fisioterapeuta comenzará esta tabla de ejercicios abrazando de manera firme su axila con una mano, mientras que con la otra irá levantado de manera suave su brazo.
  2. Movilización pasiva del codo. En esta tabla el profesional de la fisioterapia neurológica le ayudará a dejar el codo descansado sobre la cama, para después flexionarlo y extenderlo poco a poco llevándolo primero hacia el hombro y más tarde hacia la cama.
  3. Movilización general de muñeca y dedos. Para recuperar y fortalecer los músculos de la muñeca, su fisioterapeuta agarrará su mano casi cerrada y mediante unos movimientos regulares y suaves le ayudará a mover su muñeca de arriba hacia abajo. Acompañará este ejercicio con una serie de masajes sobre los dedos.
  4. Movilización pasiva de cada dedo. Como el manejo de las manos es muy importante y su recuperación nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, nuestros profesionales de fisioterapia neurológica pondrán mucho esmero en cuidar sus manos después de un ictus. Uno de los ejercicios más comunes y beneficiosos es trabajar uno a uno cada dedo. Estirándolo, flexionándolo de manera continua, pero lenta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies