La vida tras el ictus y la ayuda de la fisioterapia

El ictus es una enfermedad vascular mucho más frecuente de lo que se cree, que se desarrolla por diferentes causas y que provoca consecuencias en el cerebro de distinta gravedad, lo que se traduce en que la persona que la sufre tenga que hacerle frente a la pérdida de diversas funciones, ya sea a nivel psíquico, motor, metabólico, sensitivo…

Recuperar la vida después de un ictus no es fácil, pero, lo más importante es tener claro que no es imposible. Esa se puede volver a tener si el paciente pone de su parte, si se esfuerza, si no ceja en su empeño de contar con la misma calidad de vida y autonomía, y si confía plenamente en la ayuda de la fisioterapia. Y es que esta disciplina sanitaria, más concretamente los profesionales que la ejercen, es la que permitirá alcanzar ese objetivo.

Recuperarse con fisioterapia después de un ictus

Recuperarse con fisioterapia después de un ictus

En concreto, en cuanto el médico le dé permiso a quien ha sufrido el ictus para ponerse a acometer la rehabilitación, debe comenzar la tabla de ejercicios que le indique su fisio y así se iniciará una relación y una vida que se irá desarrollando de la siguiente manera:

  • El profesional debe ser sincero desde el primer momento con el paciente y dejarle claro que va a tener que trabajar para alcanzar su completa recuperación, pero que puede conseguirlo. Y es que, aunque haya sufrido daños muy graves, el cerebro tiene una gran capacidad para adaptarse y recuperarse.

  • Durante todo el proceso de trabajo con la fisioterapia, es imprescindible que se vaya con sumo cuidado y con tacto, ya que hay que ir poco a poco y, conforme se vayan consiguiendo resultados, ir aumentando progresivamente los ejercicios y los objetivos.

  • En los primeros días, es fundamental la labor que lleve a cabo el citado profesional, como los que integran nuestra empresa Fisiohogar. Y es que en ese primer momento lo que debe hacer es centrarse en estimular las partes del cuerpo que se vieron dañadas y que han ido recuperando algo de movilidad, al tiempo que comenzar a trabajar para restituir por completo el equilibrio.

  • Durante los tres meses siguientes, el plan de ejercicios será exhaustivo, profundo y duro, porque se producirá un importante avance en la recuperación.

  • Entre doce y quince meses, según el ictus y las consecuencias que haya provocado, puede durar el proceso completo de rehabilitación.

Fisioterapeutas que ayudan a los pacientes a superar un ictus

Fisioterapeutas que ayudan a los pacientes a superar un ictus

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies