La constancia en los ejercicios como clave de recuperación en enfermedades neurológicas

Las enfermedades neurológicas pueden ser de muy distinta índole. Muchas de ellas son irreversibles, pero otras más leves pueden ver disminuidos sus síntomas y secuelas. Para conseguir todo esto la fisioterapia es una gran aliada. Pero sus resultados no llegan por casualidad; la constancia es esencial para alcanzar nuestras metas.

La constancia al realizar los ejercicios es fundamental para alcanzar su recuperación.

La constancia al realizar los ejercicios es fundamental para alcanzar su recuperación.

Con esto queremos decirle que aunque cuente con toda nuestra ayuda y apoyo, debe ser usted mismo el que se empeñe en alcanzar esa recuperación o mantenimiento que desea. Nosotros, los fisioterapeutas, estamos siempre a su lado para asistirle en todo lo que necesite, pero nuestro esfuerzo no puede llegar a buen puerto sin su constancia.

Sin ánimo de parecer pesados, queremos insistirle en la importancia de acudir siempre a las citas fijadas. Ir un día sí y otro no, no le ayudará en su recuperación. Es cierto que en el día a día surgen imprevistos que pueden trastocar nuestros planes, pero, por favor, que estos casos sean lo mínimo.

Usted ha de pensar que los tratamientos de fisioterapia para las enfermedades neurológicas están pensados para conseguir unos resultados concretos en un periodo de tiempo determinado y si pierde la constancia todo se rompe y el esfuerzo puede resultar vano.

Para que el tratamiento que se lleve a cabo, tratamos de facilitarle el acceso a nuestros servicios.

Para que el tratamiento que se lleve a cabo, tratamos de facilitarle el acceso a nuestros servicios.

Sabemos que el esfuerzo es grande. A veces no solo depende de uno mismo. Hay muchos pacientes con enfermedades neurológicas que son dependientes y no pueden trasladarse ellos solo hasta la clínica. Pero para estos casos hay opciones como la asistencia a domicilio que le permitirá realizar los ejercicios en su propio hogar.

Además, si es constante en la práctica de sus ejercicios, pasados 21 días (según los expertos) esta actividad deja de ser algo extraordinario para convertirse en un hábito más de nuestra vida. Por tanto, se asume, se interioriza y el esfuerzo se minimiza.

En cuanto a los ejercicios que tendrá que realizar dependerá mucho de su enfermedad neurológica que tenga, pero incluirá, entre otros, ejercicios de coordinación, de recuperación de la fuerza y la movilidad sobre todo de las extremidades y del cuidado y recuperación del equilibrio.

También te podría gustar...

Deja un comentario