Fisioterapia neurológica para recuperarse de un ictus en personas de la tercera edad

La recuperación de un ictus implica casi siempre un tratamiento fisioterapéutico. En el caso de las personas de la tercera edad la rehabilitación fisioterapéutica es esencial.

Dentro de lo que se llamamos ictus existen diferentes, digamos, modalidades pues en cada caso se ve afectado una zona concreta del cerebro. A esto se añade también de la intensidad del ictus. Por tanto, cada caso es único y debe ser estudiado en detalle, teniendo en cuenta estos aspectos y también las condiciones generales de cada persona.

La rehabilitación fisioterapéutica atiende a las distintas secuelas de los ictus

La rehabilitación fisioterapéutica atiende a las distintas secuelas de los ictus

Por regla general cuando a una persona de la tercera edad le da un ictus, las secuelas y zonas del cuerpo afectadas pueden ser mayores. Si, además, las personas tiene un cuadro clínico más complejo, la recuperación puede ser un poco más lento.

En cualquier caso, superar las consecuencias de un ictus es posible. Pero primero veamos cómo puede afectarnos un infarto cerebral.

  • Disminución de la capacidad de movilidad y de coordinación de dichos movimientos.
  • Pérdida del tono muscular. En parte por la falta de movilidad y el reposo inicial.
  • Alteraciones que afectan al control de las posturas y del equilibrio.
  • Problemas de diversa índole que afectan a la capacidad de andar.
  • Pérdida de las capacidades sensitivas.
  • Trastornos de tipo cognitivo.
  • Problemas de distinto tipo relacionados con la función pulmonar.

El listado es largo, es cierto, pero esto no significa que vaya a experimentar todos los síntomas. Lo fundamental es que pasadas las primeras semanas después del ictus se ponga cuanto antes en manos de un fisioterapeuta. Los profesionales de nuestra clínica están especializados en enfermedades neurológicas y saben cómo elaborar un plan que atienda sus necesidades.

Los fisioterapeutas miden diariamente la evolución del paciente de la tercera edad con ictus

Los fisioterapeutas miden diariamente la evolución del paciente de la tercera edad con ictus

Si el paciente es una persona mayor, probablemente el programa sea más suave. Se tocarán todos los puntos importantes, pero teniendo siempre en cuenta el estado físico y mental del paciente. Lo esencial es que entienda que una persona de la tercera edad puede sobreponerse a un ictus, el ritmo de recuperación seguramente será más lento, pero no tiene que rendirse y resignarse. El ánimo y fuerza moral no sabe de edades.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies