Ejercicios fisioterapéuticos para personas de la tercera edad con esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple suele agudizar sus secuelas en personas de la tercera edad. A los problemas normales que puedan tener estas personas su suman los que provoca la propia esclerosis múltiple. Por eso es, si cabe, aún más importante llevar a cabo un adecuado programa de ejercicios fisioterapéuticos.

Los ejercicios de movilidad de dedos son parte de la terapia para esclerosis múltiple.

Los ejercicios de movilidad de dedos son parte de la terapia para esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple se caracteriza entre otras cosas por provocar debilidad en las piernas, ataxias, visión borrosa y/o doble, problemas de incontinencia de orina o descoordinación que provoca temblor al hablar. Sobre todos estos síntomas trabaja la fisioterapia especializada en enfermedades neurológicas que se caracteriza por adecuar sus tratamientos y programas de ejercicios a las condiciones físicas de cada paciente y, por supuesto, también a la edad.

En las personas mayores con esclerosis es importante ejercitar la movilidad de las piernas.

En las personas mayores con esclerosis es importante ejercitar la movilidad de las piernas.

En el caso de las personas de la tercera edad muchos de los problemas están relacionados con la movilidad. La descoordinación y pérdida de fuerza de los miembros es más patente y, en muchos casos, ya precisarán de ayuda como muletas, andadores o silla de ruedas para desplazarse.

Los programas de ejercicios fisioterapéuticos para personas de la tercera edad con esclerosis múltiple que elaboran nuestros expertos en fisioterapia neurológica se centran sobre todo en:

  • Ayudar en la forma de caminar
  • Mantener y potenciar la fuerza de los músculos
  • Trabajar el equilibrio y las posturas
  • Aprender a controlar la fatiga y el dolor

Los distintos ejercicios que se  pueden realizar suelen ser muy sencillos. Estos son algunos:

  • Ejercicios de cabeza y cuello. Gire la cabeza hacia atrás, mirando hacia el techo. Después mueva la cabeza hacia abajo lo máximo posible. Gire la cabeza hacia un lado todo lo que pueda volviendo a la posición inicial lentamente para evitar mareos.  Después haga lo mismo girando hacia el otro lado.
  • Ejercicio de hombro. Aquí se trabaja la rotación y flexibilidad del hombro. Para realizar este ejercicio debe estar tumbado. Con la palma hacia arriba levante el brazo con el codo plenamente estirado como si estuviera levantando la mano en clase. Mantenga esta posición lo máximo que pueda. Después realice movimientos en los que trate de llevar en plano recto el brazo hacia arriba de su cabeza.
  • Ejercicios de tronco y cadera. Sentado en una silla flexione la rodilla y súbala lo máximo que pueda. Después extienda la pierna, dejándola recta y mantenga esta posición durante 10 ó 15 segundos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies