Cómo trabajar el equilibrio en personas con Parkinson

La pérdida de equilibrio es un problema muy importante que afecta a las personas que tienen Parkinson. Aunque esta enfermedad va desarrollándose de manera paulatina y sus síntomas no aparecen todos a la vez, el equilibrio y los consecuentes problemas de movilidad afectan de manera acusada en el día a día de estas personas.

Los ejercicios diarios son fundamentales para trabajar la pérdida de equilibrio.

Los ejercicios diarios son fundamentales para trabajar la pérdida de equilibrio.

Una forma de luchar contra esta pérdida de equilibrio es a través de programas de fisioterapia. En nuestras clínicas contamos con un grupo de profesionales especializados en enfermedades neurológicas como el Parkinson que pueden ayudarle a minimizar sus efectos y tratar de evitar que la falta de equilibrio se agudice.

Para comenzar a trabajar el primer paso es estudiar las características de su caso. Para ello nuestros fisioterapeutas reunirán datos relacionados con su estado general de salud, cuándo se manifestó el Parkinson y qué síntomas han aparecido ya. A partir de ahí se elaborará un plan de trabajo a su medida que se revisará de forma periódica para ver su evolución.

A continuación te describimos algunos ejercicios que harás con tu fisioterapeuta para trabajar el equilibrio. Te en cuenta que al principio para realizarlos necesitaras tener un apoyo cercano como una silla para evitar caídas.

  • Caminar sobre una línea. Debes ponerte en pie y tratar de caminar sobre una línea recta sin perder el equilibrio. Es aconsejable marcar la línea en el sueño con una tiza o una cinta adhesiva que nos sirva de guía. La duración de este ejercicio debe repetirse durante un tiempo estimado de dos minutos.
  • Caminar con diferentes puntos de apoyo. Para realizar este ejercicio deberá ir variando la forma de caminar y de apoyar el pie. Una forma es caminar en línea recta apoyando solo en los talones. Otra será caminar de puntillas o apoyando el borde exterior del pie. Realice distintas series durante más de un minuto.
  • Elevar talones y la punta de los pies. Póngase en pie y adopte una postura lo más estirada y correcta posible. Después colóquese delante de una silla u otra superficie estable. Usando el apoyo, levántese sobre las puntas de los pies y baje de nuevo hasta quedar balanceándose sobre los talones. Repita el ejercicio alrededor de ocho veces.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies