Trabajar con distrofia muscular, consejos de fisioterapia neurológica

El mejor consejo para las personas con distrofia muscular que deben acudir día a día a su puesto de trabajo es que entrene su cuerpo con tratamientos específicos de fisioterapia neurológica para que los dolores y molestias que ocasiona la enfermedad no le impidan realizar su trabajo.

Los ejercicios diarios ayudan a estar en buen estado para acudir a su puesto de trabajo.

Los ejercicios diarios ayudan a estar en buen estado para acudir a su puesto de trabajo.

Por supuesto las personas que padecen distrofia muscular saben muy bien lo que significa esta enfermedad y cómo afecta a su día a día. Es una enfermedad de tipo hereditario que, por regla general, se manifiesta de niño y que se caracteriza por producir debilidad en los músculos estirados que son los que producen los movimientos voluntarios del cuerpo. Todo esto significa que las secuelas y minusvalías son conocidas por el paciente.

Algunos de los problemas que repercuten en su jornada laboral serán de movilidad y de dolores, por eso consideramos que la fisioterapia neurológica es una buena aliada.

Su fisioterapeuta le ayudará a eliminar contracturas en los hombros típicas de la distrofia.

Su fisioterapeuta le ayudará a eliminar contracturas en los hombros típicas de la distrofia.

Dependiendo de su grado de discapacidad y de formación su puesto de trabajo puede ser de muy distinta índole. Pero para sobrellevar la tensión e inconvenientes del trabajo es aconsejable recibir masajes y realizar ejercicios fisioterapéuticos de manera rutinaria, algunos de ellos incluso los podrá realizar usted solo en las pausas del trabajo para desentumecer su cuerpo y ayudar a la relajación. De esta manera su cuerpo estará en las mejores condiciones posibles.

Algunos de los ejercicios que ayudan a estar en forma a las personas con distrofia muscular son los siguientes:

  • Movimiento y fuerza muscular. Estos son algunas de las principales secuelas de la distrofia muscular. A través de ejercicios suaves de flexiones y giros su fisioterapeuta le ayudará mantener el tono muscular, cuidar su grado de movilidad y evitar la aparición de contracturas.
  • Estiramientos. La pérdida de la función articular es una las consecuencias de la distrofia muscular. Los ejercicios de estiramientos son esenciales y tienen que formar parte de sus hábitos diarios.
  • Postura. Corregir las malas posturas es otra de las cosas a las  que deberá prestar mucha atención. Por la propia naturaleza de la enfermedad, la persona con distrofia muscular tiende a adoptar malas posturas, por eso le recomendamos vigilar su postura y realizar pequeñas pausas en sus tareas para desentumecer su cuerpo y poder posicionarse de la manera más adecuada y que no le cause molestias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies